20.2.11

Apaga la tele,












enciende la mente.

Pensamiento del día.

15.2.11

Destino frío

Esta mañana me ha despertado la radio, se escuchaba un fado, y he creído oír algo como "destino frío". Seguramente ha sido una confusión pero sumar frío a destino resulta.

14.2.11

Ludwig Feuerbach

He encontrado un libro suyo que no recordaba tener, se trata de "Pensamientos sobre muerte e inmortalidad" (Alianza editorial, España) y voy a leerlo o releerlo, ya comentaré algo. Leido el tener se convierte en ser (guiño a E. Fromm)

11.2.11

Cine, por llamarlo de alguna manera

Y es que en la villa californiana se acabaron años ha los sueños y se dedican a las segundas, terceras y cuartas versiones de lo que realizaron. Lo digo por esos hermanos italoamericanos que estrenan, con mucha publicidad, una versión de una novela que ya habia sido llevada a la pantalla, jaleados por ignorantes que no saben lo que pueden o deben saber.

4.2.11

Una novela: “Tercera República”

La última novela publicada del albaceteño José Antonio Suárez, que ya había publicado una decena de libros, se titula “Tercera República” y toca un asunto que se acerca debido a la común mortalidad.
Imagina con unas pinceladas acertadas una Tercera República partiendo de la actual constitución y con muy pocas modificaciones. Y sigue entera una novela que por lo amena se lee de un tirón. Por si su fácil lectura no fuera suficiente recomendación hay que añadir que el tratamiento de las “tensiones territoriales” esta hecha con guante de seda en su exposición literaria, tirios y troyanos pueden quedar satisfechos tras su lectura.
Naturalmente hay una sombra, que no revelaré, atravesando con realismo toda la trama. Un mal externo que tira de los hilos y del que además se ha mostrado profeta.
La meditación sobre la suerte como nación de España es una constante a partir del desastre del 98 y en “Tercera República” José Antonio Suárez, además de novelar, muestra una preocupación sobre nuestra suerte común que le honra.
La idea del destino, casi inmediato, de España y los españoles con una forma novelesca se comprende mejor. Y es curioso que un escritor olvidado, Manuel Bueno, dijese contestando a “La Correspondencia de España” en el año de 1921 lo siguiente: “A mis dudas sobre la inteligencia y el patriotismo de los núcleos partidistas que nos gobiernan, se junta mi desilusión sobre la capacidad de rebeldía del pueblo español contra este caos político, que paraliza todas las energías que pudieran salvarle...” Y le comenta Miguel de Unamuno, de quién cito, “... y algo peor que la incapacidad de rebeldía, y es la resignación, casi animal...”
Destaca la novela precisamente por exponer una posibilidad de nuestro inmediato futuro como nación, distinguiéndose de entre las muchas novelas que tratan de Groenlandia en el tiempo de los vikingos o sobre que pasó en Benin en el siglo X. Por otra parte quién busque una novela rosa o triple equis tampoco la encontrará.
Su mayor merito es poner al alcance de muchos un debate sobre nuestro futuro, además de su evidente calidad de página.