17.9.13

Una horda de borrachos

incontinentes merodea por el ferial envueltos en una nube tóxica de ruido. Matizando que si hay borrachos es porque les han vendido "agua de fuego" y que los decibelios del ruido no los causan sus gritos inarticulados. Pobre gente.