26.9.07

Hemos liberado dos árboles

Exactamente hemos destruido la cadena de moto que ceñía a uno, por cierto que la fortaleza de una cadena no es la de su eslabón más débil sino la fortaleza de su candado. Y hemos quitado unos alambres de acero que ceñían a otro. Tanto en un caso como en el otro han sido Carmelo y Antonio los ejecutores de la liberación de los árboles.

22.9.07

Contemplando de noche las olas del Ponto

Esto es más bien un diario intimo. Vaya curiosidad. ¿No? Así que ahora me siento a contemplar de noche la espuma brillante de las olas que rompen contra las rocas a orillas del Ponto y pienso en la que hubiese sido otra vida sin este confinamiento.