24.10.14

Una anécdota de Ramiro Pinilla

En octubre de 1981 asistí a un congreso de escritores. Allí escuché a Ramiro Pinilla contar que desde que le robaron el coche la primera vez dejaba siempre libros dentro, a ver si se los llevaban si volvían a robarselo y así los ladrones aprenderían algo. Pero comentó con sorna que volvieron a robarle el coche y se dejaron los libros.