31.12.07

Menú de Año Nuevo

Se me ha estropeado la pizza que tenía guardada para cenar, menos mal que los pastelillos de boniato que compre ayer tienen el 26 de enero como fecha de caducidad. Por cierto que la ignorancia amplía sus dominios sin cansarse, por aquí (en el Ponto) se ha perdido la palabra pastelillos para las masas dulces, nombrandose todas como empanadillas ¡masas saladas! Distinción entre pastelillos y empanadillas de la que es incluso capaz mi madre a sus años y estado.

27.12.07

Ciencia y ficción

Estoy leyendo "Los viajes de Tuf" de George R.R. Martin, ya he pontificado en otro lado que la ciencia ficción es la única literatura usaca... También estoy leyendo una recopilación de artículos de Antonio Palomero, muerto justo antes de la Gran Guerra. Asimismo una tesis doctoral sobre "Censura y represión intelectual en la España franquista". De alguna otra novela que sostengo sobre las rodillas tendré la caridad atea de silenciar su título.

19.12.07

Más sobre enlaces

Los enlaces son como los libros de una biblioteca, hay que tenerlos a mano y en la cabeza.
Todos los enlaces son validos para un escritor que esta siempre aprendiendo.

16.12.07

Una mirada desde la oscuridad

La lejanía de la industria cultural convierte a todos los que escribimos en provincias, siendo la provincia la certeza de la ausencia de una industria cultural, en unos subproletarios de la escritura, con independencia del estatus social o de las editoras institucionales que existan en la provincia que habitemos.

Y siendo unos escritores sin público, público como redundancia de compradores de libros, la propia actividad de escribir es un acto gratuito.

Aproximadamente el mismo acto gratuito que consiste en disparar al primero que encuentres al salir de tu portal a la manera surrealista. Solamente que se dispara con un libro regalado, tanto da si uno mismo lo regala o por medio anda una institución.

Así que un escritor en provincias lo que lleva adelante es un regalo de su expresión, su desnudez anímica que antes ha elaborado de la mejor manera posible. Y sin esperar a un lector, aquí viene a cuento aquello de dejar de esperar es dejar de temer, sino sencillamente por preservar la voz sobre el papel.

“Un paracaidista envuelto en llamas” traspasa un dolor de cabeza a las palabras que firmadas alcanzan un valor salubre cierto. Así llevan a la paradoja de que un acercamiento al nihilismo, como un cometa que no se detiene, reconduzca de nuevo a lo sociable de la vida.

15.12.07

Nuevo libro

El jueves pasado, día 13, me entregó Max los libros impresos de "Un paracaidista envuelto en llamas". Por cierto que quedé con él en que escribiría una solapa para ponerla junto con la portada en liberlibro.com

10.12.07

El punto de vista

El propio punto de vista es la intersección de una X (mejor tumbada) un inmenso camino ha acabado en cualquiera de nosotros, ahí estamos, que constantemente vemos abrirse otro inmenso camino ajeno por delante.

Un parpadear constante de la realidad, nuestra subjetividad es a la vez foco y pantalla. Hay que recordar que vemos tantas imágenes por segundo del ahí fuera.

La misma concepción del mundo, unidad del punto de vista, supone compartir la misma realidad. Requisito indispensable para transformarla.

3.12.07

Solamente se tiene...

Sólo se tiene lo que se da. Al menos intelectualmente.
Acabo de hojear un libro sobre el cine de los sesenta. Unas cuantas de las películas no las he visto, muchas sí. En una de las que no he visto se incendia una casa un día que nieva, salvan de las llamas a un hombre pero como tiene frío lo vuelven a acercar para que se caliente...

23.11.07

Un nuevo libro de poemas

Titulado "Un paracaidista envuelto en llamas" saldrá, o eso espero, antes de fin de año. A tiempo de regalarlo. El título es la plica.

22.11.07

Soldado de la niebla

Se ha muerto Fernando Fernan Gómez, digamos que se ha desvanecido en la niebla, que se ha difuminado. Su voz me recordaba la de uno de mis tíos.

18.11.07

Frío y lectura

En mi piso, acercándose el invierno con su paso frío. Sin calefacción, y sin manta de momento, estoy leyendo un clásico de la cf que desconocía, "El Pueblo", de Z. Henderson. No esta mal.
Por cierto que también leo a los líricos griegos arcaicos en traducción de Juan Ferraté.
Y una recopilación de cuentos "filosóficos" sacados de la biblioteca pública y también una biografía de Santayana. Me dejo libros, seguro.

12.11.07

Encuentro

O mejor dicho, un desencuentro. Encontrar a alguien que vivió contigo acontecimientos lejanos y que ha involucionado es penoso. Conservará, supongo, los documentos que acreditan que es la misma persona, pero en realidad una vaina ha crecido y lo ha suplantado. O quizá su rostro ha girado hacia el sol que más calienta y se ha vuelto irreconocible su nuca.

11.11.07

Ya le ha llegado

A Antonio Matea Calderón mi epilogo para su penúltimo libro que liba en Cataluña. Por cierto el programa quiere poner Antonino. ¡Estos italianos!

10.11.07

EPILOGO PARA MATEA

EPILOGO

Los días del pasado ¿Quién podrá contarlos?

Anónimo

Muere la vida, y de la misma suerte

muere el entierro rico y opulento

Quevedo


Francisco Bonal García


Lo sucedido en mil novecientos setenta y nueve fue un modesto drama provinciano que suprimió la posibilidad de cualquier desarrollo cultural autónomo de Albacete. Modesto drama al que sucedieron años despues dos farsas. Unas farsas en las que la buena voluntad de unos chocó contra la doblez de los actores públicos.

Antonio Matea Calderón, que ya escribía desde finales de la década de los cincuenta, fue un emigrante a Cataluña sencillamente porque no pudo, no le dejaron como a tantos, vivir donde había nacido. En los sesenta tuvo que tomar carretera y manta, y a Barcelona, lo mismo que podía haberse ido a Venezuela. Pertenecía Antonio Matea Calderón a una tertulia literaria de emigrantes a Madrid, a Buenos Aires, o a cualquier otro lugar sin regreso.

Luego vino el año mil novecientos setenta y nueve. La cultura, que fue muy importante para el desmontaje del franquismo, encontraría a la gente entrando por la puerta de los ayuntamientos... Desde luego lo sucedido fue que el cambio sirvió para que poco cambiase.

De hecho ni tan siquiera se trato de igual modo a los antifranquistas y a los remozados neos o nuevos demócratas, gente a la “Unión de Centro Democrático” en la cultura.

A los que pusimos un grano de arena contra el franquismo, la puerta de la calle. Nada más que aquello de “las cosas en palacio van despacio”.

En cualquier caso los cargos de la época fueron los responsables políticos de sus acciones y de sus omisiones, ya que la selección de personas y metas fue justo la contraria de lo que cabía esperar en 1979. En lugar de una acción integradora desde la izquierda, una política cultural excluyente desde un supuesto “centrado” que enmascaraba su conservadurismo.

El tiempo no vuelve aunque haya tropezado. Los pecados contra el Espíritu nunca se olvidan.

Bromeando he hablado algunas veces de veinticinco años de paz, a partir del año mil novecientos setenta y nueve, con partidos políticos entonces novedosos que redundaron políticas culturales viejas. La inmovilidad cultural fue un hecho desde el primer año, incluso algunas “nuevas” políticas resultaron menos “progresistas” que alguna del tardofranquismo, sin exageración, puede comprobarse a través de que grupos de teatro y obras se representaron, pagadas con dinero público, antes e inmediatamente después del año setenta y nueve.

Con aquellos mimbres el PCE y el PSOE mostraron su subordinación, poniéndo la venda antes que la herida, es decir que nunca hubo un cambio de rumbo de la cultura coincidente con la transición política, al contrario, su política cultural fue la reafirmación del proyecto cultural conservador y entrañó la destrucción del grupo generacional antifranquista.

Lo que pudo ser y no fue en la cultura local, ha devenido en multitud de ocasiones perdidas y personas aisladas, aquellos polvos fueron trayendo lodos.

Unos años despues, cuando ya las cosas andaban desencaminadas, y por ese motivo llegamos tan tarde a conocernos, cuando ya la grisura reinaba, conocí a Antonio Matea en un día de lluvia en la cafetería “Centro”, tan campechano como hoy, contando enseguida con la animadversión del otro Antonio, fundador del Parnasillo, tertulia literaria donde nos encontramos, porque nada tenían que ver sus personalidades, tan extrovertida la una como introvertida la del madrileño.

Iba y venía Matea a su pueblo de trabajo y adopción, pasaban los años, murió Andrés Duro del Hoyo, otro puntal del inicial Parnasillo, buen amigo, y ya había crecido nuestra confianza lo suficiente como para aprobarnos el uno al otro, que en el mundillo literario es tan difícil.

Con Antonio Matea Calderón he cruzado libros, prólogos y este epilogo, unos enlaces que extendidos con otros escritores y artistas hubiesen sido una malla de colaboraciones y aprecio con la que todos hubiéramos ganado, hubiésemos mejorado nuestra obra y nuestras personas, vivido mejor sin necesidad de numerario, por supuesto también la ciudad hubiera cosechado, un tejido de cultura que si bien pudo alcanzar a ser, para siempre permanecerá en el limbo de lo inexpresado.

15.10.07

He cambiado de ordenador

El pobre ya no daba más de sí. Cada vez que lo ponía en marcha daba un ruido parecido al de los submarinos sumergiéndose. En fin, fin. Desde el sábado tengo uno nuevo.

13.10.07

Cambio de guardia

De ordenador, vamos, el viejo estaba boqueando.
Probando, probando llevo toda la tarde.
Por cierto que google no me deja intervenir en el día verde porque tendría que escribir en ingles un numerito.
A ver si me leen.

5.10.07

Lo que son las cosas

Uno propone y la empresa dispone. El martes íbamos a reunirnos para fundar una nueva publicación, A3 vuelta y vuelta, pero... Un cursillo

26.9.07

Hemos liberado dos árboles

Exactamente hemos destruido la cadena de moto que ceñía a uno, por cierto que la fortaleza de una cadena no es la de su eslabón más débil sino la fortaleza de su candado. Y hemos quitado unos alambres de acero que ceñían a otro. Tanto en un caso como en el otro han sido Carmelo y Antonio los ejecutores de la liberación de los árboles.

22.9.07

Contemplando de noche las olas del Ponto

Esto es más bien un diario intimo. Vaya curiosidad. ¿No? Así que ahora me siento a contemplar de noche la espuma brillante de las olas que rompen contra las rocas a orillas del Ponto y pienso en la que hubiese sido otra vida sin este confinamiento.

4.8.07

Libros

He pensado ir poniendo aquí los títulos de los libros que leo. Por acordarme. O mejor dicho por darme una oportunidad de acordarme.

23.7.07

Julio, calor

Me derrito por dentro de la piel.
Recolecto bases de concursos para presentarme durante agosto, pero es la cuarta o quinta vez que lo intento...

14.7.07

He recibido carta de Valladolid

Valla
do
lid

Y un librito "Tercer libro de citas" de Marcelo del Campo de ahí:

La vida es una máquina del tiempo que nos hace viajar al futuro

8.7.07

¿Ya he contado que me he presentado a un concurso?

De poesía. El libro está escrito de dos tacadas. La primera fue una probatura o recreación de temas clásicos de una de las tres culturas del medievo peninsular. La segunda fue el resultado de un brevísimo encuentro con una mujer. Luego lo pulí y le dí una última mano agregándole otros poemas.

9.6.07

He terminado un libro de poemas

Un libro parecido a "Azar" tanto que puedo afirmar que mi presente tiene una densidad de casi treinta años. Toda una vida...

18.2.07

Pequeños cambios

He cambiado de empleo a un puesto con dos niveles más.

He cobrado 175, 25 de la literatura. ¡Al fin!

He encontrado en las memorias de Pío Baroja una experiencia personal afín.

16.1.07

El cambio de rueda

Estoy sentado al borde de la carretera, miro cambiar la rueda.