31.10.13

Estoicismo

Ya se sabe que los años que hemos dejado atrás pertenecen al dominio de la muerte, es decir acabaron, fijos e inertes. Cualquiera es como aquel que preguntado cómo estaba al pasar por una ventana del piso diez, caía desde el piso cuarenta, respondió que de momento bien.
Para resucitar algo en ese dominio que incluso se diluye en la propia memoria he mandado a imprimir, contra el olvido que seremos, mi última antología de poemas.

No hay comentarios: