1.11.16

Caralibro 19

La única manera de evitar el impacto sobre las cabezas de la televisión es no tener un aparato receptor, mientras se pueda, lo demás son disputas de menudencias.
Nunca se domina exclusivamente por la fuerza, también valen el engaño y la persuasión.
Vivimos inmersos en un proceso de aculturación. Inculturación si nos ponemos en el punto de vista de quienes nos aculturan, aunque me parece que ya estamos tan entregados que casi nadie lo nota, vamos desplumados y a punto de asado...

No hay comentarios: