12.11.07

Encuentro

O mejor dicho, un desencuentro. Encontrar a alguien que vivió contigo acontecimientos lejanos y que ha involucionado es penoso. Conservará, supongo, los documentos que acreditan que es la misma persona, pero en realidad una vaina ha crecido y lo ha suplantado. O quizá su rostro ha girado hacia el sol que más calienta y se ha vuelto irreconocible su nuca.

No hay comentarios: