12.1.08

Divino tesoro...

Francisco Bonal

Estoy en la vivienda de unos amigos, en un piso alto. En una pared del estudio hay pegado con chinchetas papel de embalar, de mi mano escrito este poema nocturno.


Si es cierto que la mar contiene rocas

que su risa trae nuestro silencio

que la muerte es un rincón añorante

que el jardín da sangre

que el volar da alas

que un corazón no cabe en un cristal delicado

estaré convencido de la bondad del mundo

tal como no es ni será por dioses hecho.

No hay comentarios: